viernes, agosto 29, 2008

LA MANO COMO UNA TAZA EN EL ANTIGUO CULTO DEL TEMPLO


http://www.mormonmonastery.org/PDF/hand.pdf
Traducción Libre de Juan Javier Reta Némiga

LA MANO COMO UNA TAZA EN EL CULTO ANTIGUO DEL TEMPLO. Por Lynn M. Hilton. Ensayo presentado en el Trigésimo Simposio Anual de Arqueología de las Escrituras, realizado en Brigham Young University el 26 de septiembre de 1981 El Dr. Hilton es un notable investigador y explorador SUD, Miembro Permanente del SEHA, y consejero en la Junta Directiva del SEHA .

LA MANO EN FORMA DE UNA TAZA fue una parte importante de la antigua ceremonia del templo en tiempos bíblicos, misma que, como sabemos fue utilizada para ofrendar el incienso. El olibanum o incienso fue usado de diferentes formas. Algunos fueron quemados en los altares (Ex. 30: 1), otros en incensarios (Ex. 25:29 (Num. 16:18), y una cierta cantidad en "cucharas"; Num. 7:86). La atención particular de este ensayo se centra en el llamado método de la cuchara.

EL INCIENSO EN UNA CUCHARA

Después de que los hijos de Israel salieron de Egipto, Moisés llamó a hacer contribuciones para construir el Tabernáculo. El Señor le había mostrado a Moisés en el monte el modelo que debería seguir para hacer el Tabernáculo, con sus enseres, vasijas, y los rituales. Un mandamiento que Moisés recibió del Señor fue, " Harás......sus cucharas, .... con que se libará; de oro fino (" Ex. 25:29). A su debido momento, cada líder de las 12 tribus donó un una medida de oro con un peso de 10 siclos,a fin de destilar incienso (Num. 7:84-86).

El término hebreo para cuchara fue kaph, el cual quiere decir literalmente "nicho de la mano," o la mano en forma de hueco.1 Moisés le dio estas 12 cucharas a su hermano-sacerdote Aarón y a los descendientes de Aarón, quienes las usaron por siglos en el Tabernáculo y más tarde en el templo de Salomón para hacer arder el incienso delante del Señor (1 Reyesl7:50; 2 Cro. 24:14). Es evidente por lo que se lee en 2 Cro. 4:22 que el Rey Salomón confeccionó "cucharas" adicionales de oro, así como también otras vasijas para el templo.

En el año 587 AC, cuándo Nabucodonosor, rey de Babilonia, capturó Jerusalén, él se llevó los enseres del templo a Babilonia. Estos incluyeron las famosas cucharas de oro (2 Reyes 25:14 ; Jer. 52:18-19).

Después de la cautividad, leémos que Dario, rey de Persia, decretó que la casa de Dios en Jerusalén debería ser restaurada. "Y también los utensilios de oro y de plata de la casa de Dios, los cuales Nabucodonosor sacó del templo que estaba en Jerusalén y los pasó a Babilonia, sean devueltos y vayan a su lugar, al templo que está en Jerusalén, y sean puestos en la casa de Dios. " (Esdras )". Concluimos pues que las cucharas fueron también recuperadas, junto con otras vasijas sagradas, desde entonces quemar incienso durante el período del exilio fue práctica acostumbrada y universal (Mal. 1: 11; Ose. 2:13).

Una vez al año, en el día de la Expiación, el Sumo Sacerdote de la línea aarónica entraba en el lugar Santísimo del tabernáculo de Moisés, o más adelante,en el el templo de Salomón, pasando a través del velo. Él llevaba el incienso y la cuchara, una mano en forma de hueco, y el atravesaba. (Lev. 16:12-13). Más tarde, surgió una controversia en lo que se refiere a donde el incienso debía ser añadido al fuego en la cuchara. Los saduceos creyeron que el sacerdote debía añadir el incienso al fuego antes de que él entrase en el velo, no sea que él viera la gloria de Dios y muriese. Los fariseos insistieron que él debía esperar hasta después de entrar en el Lugar Santísimo antes de encender el incienso. 2

Fue considerado especialmente difícil para el sacerdote tomar hacia arriba el incienso crudo haciendo un hueco con su mano, no con sus dedos, sin dejar caer ningún grano pequeño, y después verterlo hacia adelante en el fuego (Lev. 16:12; También Yoma 1, 5, 47b). Esta importante ceremonia, incluía la incineración completa del incienso, a la vez que el sumo sacerdote pronunciaba en voz alta el nombre sagrado "Yahweh" (Jehová), luego precedía inmediatamente a quemar y consumir por fuego la carne del animal sacrificado afuera en el altar grande de sacrificios por fuego (holocaustos). En algunas ocasiones, un altar de incienso fue usado en el templo en lugar de la cuchara para quemar el incienso.

EJEMPLOS ARQUEOLÓGICOS

G. Ernest Wright, reporta en la Biblical Archaeologist (mayo, 1941, Vol. IV, No. 2, p. 30), un profundo entendimiento arqueológico en el tema del templo de Salomón. Él incluye un dibujo (Fig. 2) (las figuras aquí citadas se refieren a las que aparecen en el texto original, como se puede ver en el enlace, N.T.) de lo que él llama una "cuchara," descubierta durante la excavación de Megido en Palestina. Él dice que, afortunadamente, la función y el uso de " las cucharas son conocidas.... El significado primario de la palabra hebrea para ellas es 'palma de la mano', y existen numerosos tazones con manos esculpidas en sus partes traseras (así los tazones se encuentran en la palma de la mano) han sido encontrados en Palestina y Siria, y datan aproximadamente de 1000 y 600 AC. Un tubo vacío conduce al tazón, lo cual nos lleva a preguntar que propósito tenían. La primera y mejor explicación es que fueron incensarios, el tubo del nicho permitía a uno soplar el incienso, a fin de mantenerlo caliente. Cierta evidencia egipcia parece darle algún soporte a esta teoría ".

El prof. William F. Albright también comenta que se han encontrado antiguas manos esculpidas en el norte de Siria. " A menos cuatro de ellas tiene una mano humana esculpida a manera de soporte en el fondo del cucharón, lo cual parece representar un tazón sostenido con la palma extendida.... Tres más han visto la luz durante la excavación de Megido,. . . Uno con la decoración de la mano ... en Tell Ei Judeideh y Chatal Huyuk y en la Llanura de Antioquía. McEwan ha encontrado un número de especímenes, dos o tres de los cuales fueron hallados durante la expedición en 1935 ". 3 Él hace notar que todos fueron tallados en estatita el cual es un refractario para cosas calientes, y los mismos datan del 800 y 600 AC. Él continúa manifestando que el uso de estas "cucharas" es bastante oscuro, pero cita a Przeworski, quién " llama a los objetos incensarios y supone que el tubo servía como una tubería para soplar aire en el tazón en el cual el incienso había sido colocado, a fin de mantener el incienso quemándose y para diseminar el humo.4

En el Meridiano de los Tiempos, el Señor cumplió con los requisitos de la Ley de Moisés para ofrecer sacrificios por fuego, indudablemente esto incluyó el quemar incienso. A los antiguos cristianos de América él les dijo: "Y vosotros ya no me ofreceréis más el derramamiento de sangre; sí, vuestros sacrificios y vuestros holocaustos cesarán, porque no aceptaré ninguno de vuestros sacrificios ni vuestros holocaustos (ofrenda quemada, en Inglés, N.T). Y me ofreceréis como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito.(" 3 Ne. 9:19-20). El quemar incienso fue también descontinuado por los primeros cristianos del Viejo Mundo y sólo fue vuelto a incluir,después de la apostasía en muchas de las iglesias. Una fuente copta informa que el quemar incienso fue añadido al culto cristiano en el siglo IV DC

Las cucharas para el incienso , o manos haciendo un hueco, no sólo están presentes en el antiguo arte de Palestina y Siria, sino que también en Yemen y México. Wendell Phillips, arqueólogo-explorador, que fue el primero en excavar las ruinas de la antigua ciudad de Timna ', en lo que es ahora Yemen (1952), reportó haber encontrado "una placa cubierta con inscripciones que contenía una abertura pequeña a través de la cual una mano se podía meter, a fin de sujetar una palangana un poco honda. La inscripción aclaraba como éste fue un dispositivo para ofrendas muy calientes del incienso, y cómo se debía de extender la mano fuera haciendo el gesto de ofrendar graciosay lúcidamente. " 5 Phillips fechó la ruina hacia el 50 aC.

Sin duda Lehi y su familia estaban familiarizados con el elaborado ritual del templo de Salomón, incluyendo el incienso caliente en una "cuchara". Estas ceremonias del templo se llevaron a cabo frecuentemente durante los años que Lehi vivió en Jerusalén. A su manera, en el Nuevo Mundo, Nefi registra en dos ocasiones separadas que su padre Lehi " ofreció "sacrificios" y "sacrificios por fuego" (holocaustos) (1 Ne. 5:9; 7:22). No es difícil de creer que estos sacrificios por fuego incluyeron el quemar incienso en cucharas. Habría sido fácil que Lehi obtuviera incienso para tales ceremonias, porque él viajaba a lo largo de la antigua ruta de la caravana del incienso a través de lo que hoy son Arabia Saudi y Oman. 6 Lehi, podría haber contactado con muchas caravanas de camello que transportaban cantidades enormes de incienso desde Dofar, en Oman, la fuente de la resina, para los consumidores de las civilizaciones que rodeaban el este del mediterráneo .

Los Nefitas continuaron los sacrificios por fuego después de su llegada a América (Mos. 2:3). No debería pues sorprendernos, por consiguiente,ver en el arte superviviente de los sacerdotes nativos del antiguo Mexico ofrecer incienso en instrumentos en forma de cucharas (véase fig. 3). Además, muchas pruebas de quemadores de incienso y tubos con efigies han sido halladas en las ruinas de Yucatán y Chiapas, México. No teniendo acceso a la resina auténtica del incienso, los mayas antiguos usaron la savia del árbol de copal (protium Copal) para sus ceremonias de incienso, la cuál sigue practicándose hasta el día de hoy entre los Mayas de la Selva Lacandona en Chiapas.

EVIDENCIA DESDE EGIPTO

Quizá Moisés recordaba vívidamente el uso de la cuchara por parte de su posible contemporáneo, el Faraón egipcio Seti I (vea fig. 4), al diseñar las cucharas que utilizarían los Israelitas. Restos de tales cucharas palestinas dan evidencia de haber seguido el patrón utilizado en Egipto. En Egipto literalmente hay docenas de hallazgos de "cucharas" forjadas en forma de un tazón sostenidas en el hueco de una mano mano esculpida. 8

En lo que se ha estudiado hasta ahora de Egipto, la persona que se encontraba sujetando la cuchara y ofreciendo el incienso era ya sea un rey, una reina, un príncipe, o un sumo sacerdote. Nunca es una cuchara sujetada por una persona de importancia secundaria. También, la "cuchara" como ofrenda es siempre dirigida hacia ya sea un dios o el rey. La práctica egipcia de quemar incienso en una cuchara fue muy extendida durante la era del Nuevo Reino, especialmente en las Dinastías 18 y 19 ( las cuáles muchos estudiosos sostienen que son contemporáneas con Moisés).

Uno de lo más impresionantes hallazgos de todo Egipto es un panel de la Cámara Hypostyle del Templo de Karnak, alrededor de los años de 1298-1235 AC, el cual muestra la ofrenda de incienso a Rameses II en una cuchara. La cuchara, esculpida por triplicado, da la impresión de que el rey se está moviendo mueve en la ceremonia de la barca sagrada. Este dibujo enorme, reproducido en yeso, es el objeto central de arte en la pared sur del vestíbulo del Hotel Nile Hilton en El Cairo.

Una revisión de lo muchos objetos de arte que se exhiben en la sección de la era del Nueva Reino en en el Museo Egipcio de El Cairo muestra por separado 15 ilustraciones de reyes, sacerdotes, príncipes, dioses, y diosas, cada una ofreciendo incienso a un ser superior utilizando una cuchara. Algunos de estas cucharas están ilustradas en ataúdes o cajas para las momias. Pero la mayoría están están esculpidas en piedra, en bajorrelieves o papiro de dos dimensiones. También se encuentran exhibidos antiguos instrumentos en forma de cuchara, uno de cobre y otro de madera, pero sólo tienen 17 pulgadas de largo, muy cortas para ser cucharas verdaderas, con manos duramente planas, sin ahuecar, y sin ningún hueco para resoplar. (Uno no podría tener una taza sobre una palma plana.)

La parte interesante de estas cucharas reales es el detalle exacto mostrado en donde termina la boquilla. Las cucharas egipcias dibujadas y labradas en bajorrelieve terminan mostrando estos detalles exactos. Lo que al principio parece ser sólo la cabeza de un pájaro es más tarde mostrado para ser la cabeza del dios halcón Horus. Las plumas en hilera, pulcramente esculpidas, y una incisión en azul profundo para cada ojo, son todas bellamente forjadas. Esta cuchara pequeña tiene como clave de Exhibición. J30700, y se encuentra en el segundo piso ( en la parte superior) del Museo. Está tallada en madera y bañada de oro.

Otro dibujo grande e impresionante de una cuchara real se ve en la cara frontal del Templo de Hathor en Denderah, Egipto. Aquí, Cleopatra está detrás de César, quien está vestido de Faraón egipcio. Él extiende una cuchara kaph con su mano izquierda a un dios y con la mano derecha lanza trozos pequeños, alrededor de las de incienso que están en el incensario de la cuchara.

Además de cucharas, hay muchas ilustraciones egipcias de incienso siendo ofrecidos en vasijas en forma de mano, como puede verse en la fig. 5

LA PALABRA "CONSAGRAR"

Estoy en deuda con John A. Tvedtnes 9 por señalarme el significado original de la palabra Hebrea utilizada en el original para designar la palabra "consagrar," en lo referente a la ordenación de los sacerdotes en el Antiguo Testamento, literalmente la palabra utilizada significa " llenar la mano". . Tvedtnes ofrece la siguiente lista de referencias del Antiguo Testamento, con la traducción literal seguida por nuestra muy conocida Versión Reina-Valera (RV) entre paréntesis: (En el Original, la King James Version, pero aquí seguimos la Reina-Valera, N.T.)

Ex. 28:41 "llenarás su mano" (RV "los consagrarás" )

29:9 "Llenarás la mano de Aarón y la mano de sus hijos" (RV "Así consagrarás a Aarón y a sus hijos")

29:29 "y para rellenarles su mano" (RV "y para ser en ellas consagrados ")

29:33 "para llenar su mano a fin de que sean santificados (RV para llenar sus manos para consagrarlos) 32:29 "llenaréis vuestra mano" (RV "Hoy os habéis consagrado") Lev. 8:33 "el llenará los días de vuestra plenitud" (KJV seréis consagrados) y "él llenará su mano" (RV "él os consagrará") 16:32 "cuya mano él llenará" (RV "fuere ungido y consagrado" (RV " ungido y consagrado) 21:10 "y quién es aquel cuya mano está llena" Num. 3:3 "cuya mano él llenó para que fueran sacerdotes" (KJV "los cuales consagró para ejercer el sacerdocio. ) Jue. 17:5 "y él llenó la mano de uno de sus hijos" (RV "consagró a uno de sus hijos para que fuera su sacerdote. ") 17:12 "y Micaía llenó la mano del Levita" (RV "Y Micaía consagró al levita ")

1 Reyes 13:33 "él llenaba su mano" RV "y a quien quería lo consagraba para que fuese de los sacerdotes ) 1 Cro. 29:5 "para llenar su mano" (RV "para consagrar a su servicio") 2 Cro. 29:31 "vosotros habéis llenado vuestra mano" (RV "Vosotros os habéis consagrado )

Jer. 44:25 "y con [OR : in, by, through ] sus manos que usted tiene, se llenó" (KJV "y lleno llenas con su mano"). Reparo en que el incienso es mencionado en este verso y también en vss. 19 y 21.

Eze. 43:26 "Y así llenarán su mano" (RV "y así lo consagrarán"). La traducción dada es del ketib o el texto escrito; el qere o una de sus variantes, es leída en las sinagoga como "sus manos". Excepto tanto en la Versión griega de la Septuaginta y las versión Peshitta en donde este pasaje se lee como "su mano".

En esta comunicación privada, Tvedtnes hace notar " hay algunos indicios de que la mano abierta debe ser llenada de objetos sacrificatorios (lcarne, etc.). Véase. Lev 8:26-28 y Ex. 29:24. también 2 Cro. 13:9, la cual debería decir " para llenar su mano con un becerro" (RV "a consagrarse con un becerro" ). Él va más allá esbozando esta ilustrativa conclusión:

"En el Templo, el sacerdote evidentemente estaba parado con la mano en forma de hueco, listo para recibir algo que le sería dado. Este algo, fue probablemente incienso, sin embargo, en los últimos días (vea Apo 2:17; D. y C. 130:11), evidentemente será la piedra blanca o Urim y Tumim, y con ello, el nombre nuevo escrito en ella ".

Es seguro concluir que el uso de la mano en forma de hueco en el antiguo culto del templo fue una práctica extendida y la misma debió de haber sido heredada de los antiguos. Y careciendo del real Urim y Tumim, los sacerdotes antiguos pudieron haber utilizado por consiguiente, como una cosa muy valiosa y disponible para ellos, el incienso. Estoy de acuerdo con Tvedtnes en que los santos fieles deberían esperar con su mano extendida en forma de hueco para que algún día la misma sea llenada con un objeto sagrado.

NOTAS

1. La expresión Kaph con el signifiado de "mano" aparece en diversas lenguas semíticas (por ejemplo, El árabe) y en el egipcio y el copto, así como también en el hebreo.

2. Véase J. F. Lauterbach, Hebrew Union College Annual, Vol. 4, pp. 173-205.


3. William Foxwell Albright, "The Excavations of Tell Beit Mirsim," Annual of the American Schools of Oriental Research, Vols. 21-22 (1941-43), pp. 70-72.

4. Op. cit., p.72.

5. Wendell Phillips Qataban and Sheba, Exploring the Ancient Kingdoms on the Biblical Spice Routes of Arabia (New York: Harcourt, Brace, & Co., 1955), p. 176.

6. Vease el artículo a cargo del autor y su esposa, Hope, "In Search of Lehi's Trail," Ensign, Sept. and Oct., 1976; and their book of the same name (Salt Lake City: Deseret Book Co., 1976).

7. Sylvanus G. Morley, The Ancient Maya (Palo Alto: Stanford Univ. Press, 1946), pp. 218-219, 380, 384.

8. Véase por ejemplo Christiane Desroches-Noblecourt, Vie et Mort d'un Pharaon, p. 279; Albert Champdor, Le Livre des Morts, pp. 148-149, 173; Jean LeClant and Albert Raccah, Dans les Pas des Pharaohs, p. 29; Francesco Abbate (trans. N. A. Fields), Egyptian Art, pp. 133, etc.; y el Papyrus of Queen Maken, Thebes, 21st Dynasty, Cairo Museum.

9. correspondencia personal de John A. Tvedtnes para Lynn M. Hilton, marzo 27,1981.

Notas de los Editores: En la carta mencionada por Dr. Hilton, también me referí al Testamento de Levi 8:03-11, (Aquí sigo la versión de Antonio Piñero, en vol. 5[Cristiandad: Madrid, 1987,.], págs. 29-158, N. del T.). de el cual vale la pena repetir aquí: " Levántate; cúbrete con la vestidura sacerdotal, la corona de la justicia, elpectoral de la sabiduría, el manto de la verdad, la diadema de la fe, la mitra del signo yel efod de la profecía.3Cada uno de ellos llevaba un objeto, me lo colocaron y me dijeron:Desde ahora eres sacerdote del Señor, tú y tu descendencia para siempre.
El primero me ungió con óleo sagrado y me dio el cetro del juicio. El segundo me lavó con agua pura, me alimentó con pan y vino sacratísimos y me cubrió con unvestido santo y glorioso. 6El tercero me tocó con un paño de lino parecido a un efod. 7El cuarto me ciñó con un cinturón de color semejante a la púrpura. 8El quinto me dio unarama de fecundo olivo. El sexto me rodeó la cabeza con una corona. El séptimo me ciñó la diadema sacerdotal; me llenó, además, las manos de incienso para oficiar ante elSeñor. ". (Énfasis añadido)

Es digno de reparar en que el incienso de "las señoras" es mencionado en el Mishnah (Yoma. 5: 1; El 7:4; Tam. 5:4; 6:3) y que el término "puñado" se encuentra enumerado en los pasajes referentes al incienso (Zeb. 4:3; El 13:4; Meil. 2:9). JAT.

Un ensayo que trata del incienso ardiente como una prueba de contacto precolombino entre el Cercano Oriente y Mesoamerica fue leído por John L. Sorenson en 1954 en el Octavo Simposio Anual en la Arqueología de las Escrituras. Un resumen aparece en Progress in Archaeology, pp. 118-119 . Vea también a Sorenson en Man Across the Sea, pp. 230-23 1. RTC.

viernes, agosto 22, 2008

La Oración, los Santos Católicos y el Templo Mormón


Por Alonzo L. Gaskill
El autor, Alonzo L. Gaskill es profesor de Historia de la Iglesia y Doctrina en Brigham Young University, donde él enseña Religiones Mundiales e Historia del Cristianismo. Él tiene un postgrado en Teología Católica por la Universidad de Notre Dame. Su último libro Publicado por Millennial Press se llama: Know Your Religions: A Comparative Look at Mormonism and Catholicism, mismo que está disponible en cualquier tienda de libros LDS

Traducción libre de Juan Javier Reta Némiga

http://ldsviews.blogspot.com/2008/08/prayer-catholic-saints-and-mormon.html

Mientras que es muy común el caso de que muchos fuera del mormonismo tienen ideas extrañas acerca de quiénes somos y que es exactamente en lo que creemos y hacemos – de manera particular en nuestros templos – no obstante, los Santos de los Últimos Días ocasionalmente también tienen conceptos equivocados acerca de las creencias y las prácticas de otras fes. Una muestra de esto sería cómo miran algunos mormones legos la práctica católica de dirigirle una petición a los santos. Mientras algunos SUD y comunidades protestantes ven esta práctica como heréticas, el contexto es importante para comprender lo que estos actos de devoción significan, y lo que la Iglesia Católica oficialmente enseña en esta materia.
Debería señalarse en principio, que los malentendidos acerca de la relación entre los santos católicos y la oración han surgido, en parte, porque la práctica popular y la posición oficial de la Iglesia no se refieren a lo mismo. Más allá de que los medios de comunicación tiendan a tergiversar el culto católico, algunos miembros de esa fe a su vez no tienen una comprensión completa del papel de los santos en la oración, y así han errado en su práctica personal de este rito divinamente instituido.

Es verdad que alrededor del siglo V la Iglesia Católica promovió la veneración de reliquias entre los nuevos conversos para ayudarlos “solidificar su fe” Esto probablemente hizo más daño que bien, dado que promovió una práctica en la Iglesia que más tarde tendría que luchar para darle fin. Por ejemplo, ya a finales del siglo VIII la Iglesia se encontró en una constante batalla para prevenirle a sus miembros de colocar a los santos, los ángeles, y a la Virgen María por encima de Cristo en sus actos de veneración, honor y culto. El Segundo Concejo de Nicaea (787 DC) hizo énfasis en que Jesús es el único “ digno ”de culto y adoración.” Durante la edad media el dirigir las peticiones a los santos para pedir ayuda se hizo algo popular, dado que la Iglesia enseñaba que los mismos moraban en el cielo a corta distancia de Dios – y así , ellos tenían acceso directo a él. Así empezó la práctica católica de invocar a los santos en un esfuerzo para conseguir que Dios prestara atención a una petición específica.

En un esfuerzo por corregir potencialmente el sesgó en las comprensiones del papel de los santos dentro de la Iglesia, durante el Concilio Vaticano II la Iglesia intercambió el énfasis de “ los santos como intercesores a los santos como modelos.” Por supuesto, las viejas tradiciones mueren lentamente. Sin embargo, la posición de la Iglesia Católica Romana ha sido, desde entonces y hasta el día de hoy, que las vidas de los santos son simplemente ejemplos para nosotros, viendo a la santidad como una meta realizable para cualquier cristiano que la busque. Así, los santos no deben ser adorados, sino más bien emulados en sus ejemplos y sus logros – y en particular en su devoción para con Dios. Por consiguiente, las suposiciones de que los católicos romanos en cierta forma adoran a los santos, o la de que en cierta manera los utilizan como sus objetos primarios de devoción, está totalmente equivocada.
¿Qué específicamente es lo que intenta un católico occidental tradicional cuando dirige una petición a un santo durante la oración? ¿Espera el peticionario respuestas a sus oraciones de ese santo? ¿Dado que la oración es un acto de culto, cual es la intención de venerar al santo al presentarle una petición? De esta práctica, un autor católico escribió:

"Les pedimos a los hermanos cristianos sobre la tierra que oren por nosotros, ¿por qué no deberíamos de pedirles a esos que están con Dios que oren por nosotros, también? El avemaría es nuestra forma de pedirle a María que ore con nosotros como un socio mayor en la oración. Usted no debe imaginar que le estamos orando a María y a los santos en lugar de Dios. Les pedimos a ellos que oren por nosotros, y con nosotros como si fueran nuestros acompañantes en la oración Si usted nombrase a Richard como su acompañante en la oración y le enviara un correo electrónico pidiéndole a él que ore por el padre de usted a quien ha operado, no diríamos que usted le está rezando a Richard en lugar de a Dios. ...Pedirle a los santos que están en el cielo ayuda fue parte de la antigua tradición hebrea . La parábola de Lázaro y el hombre rico señala que Jesús aceptó la idea de que las personas en el cielo podían interceder por aquellos que están sobre la tierra (Lucas 16:22-28).

La percepción de que las peticiones a los santos no es un acto de adoración – ni una “oración” en el mismo sentido que aquél que clama a Dios – es un un punto de vista comúnmente sostenido en las escrituras católicas. Simplemente “ les invocan ” o son apelaciones para pedir ayuda. En apoyo de esto, note el lenguaje de la popular oración católica – el avemaría – la cual dice: “Santa María ... ruega (ora) por nosotros los pecadores ... ” Claramente María recibe instrucciones de añadirle a sus oraciones la nuestr. Sin embargo, como sencillamente se puede notar, no es a ella a quien se ora, sino en el sentido de que ella podría rogar a Dios.
Según el pensamiento católico, uno no debería adorar o no debería rendir adoración a alguien o a cualquier cosa aparte de Dios. Sin embargo, los santos merecen nuestro respeto y nuestra veneración por quiénes son ellos y por cómo vivieron sus vidas. Pero, el respeto y la veneración son decididamente diferentes de adorar. Los santos son vistos como quienes tienen la virtud de “ hacer que Dios incline sus oídoss en nuestro favor porque ellos han sido exaltados, y ahora moran en su presencia. Pero los católicos no se perciben a sí mismos como orando a los santos – ni creen que estos contesten sus oraciones, hagan milagros, o que el perdón de sus pecados se origine de los santos. Más bien, vienen de Dios – aunque un santo, pudo haber intercedido para ayudar a obtener esta bendición para el mortal al pedir por él. Como el Concilio Vaticano Segundo (1962-1965) enseñó, “ Es adecuado amar a los santos que son nuestros hermanos y hermanas en Cristo, ” así cualquier devoción dirigida hacia ellos “ es finalmente dirigida hacia Dios.”

¿Pero qué tiene que ver todo esto con la adoración en los Templos SUD? En el Santo Templo, los Santos de los Últimos Días participan de una ordenanza conocida como "El verdadero orden de la Oración.” De este rito u ordenanza sagrada la Enciclopedia del Mormonismo dice:

En los templos de la Iglesia a todo lo largo del mundo, las oraciones son frecuentes ofrecidas a favor de aquellos que están enfermos, afligidos, o en necesidad. Los nombres de estos acongojados pueden ser colocados en una hoja de oración del templo a petición de la familia o los amigos. Esta práctica se deriva de abundantes consejos en las escrituras que señalan la necesidad de unidad en la oración – estad de acuerdo en todo lo que me pidiereis ” (D y C 27:18) – y la convicción de que el templo moderno, así como en la antigüedad, es una casa de oración (D y C 109:8). La oración unida ... es el cumplimiento de una admonición divina: “Si no sois uno no sois míos (” D y C 38:27).

En otras palabras, en los Templos SUD, los miembros de la Iglesia– día tras día – son invitados a orar por individuos a quienes necesariamente no conocen. Y, si lo desean, pueden colocar sus nombres – o el nombre de una persona amada – en los las hojas de oración del Templo, por consiguiente “ Dirigen una "petición" a favor otros para ejercitar su fe (y añadir sus oraciones) a favor de la persona necesitada. Todo este se hace en las esperanza de que las oraciones combinadas de los participantes del templo y la persona que tiene una necesidad hagan que Dios, "incline sus oídos" y por consiguiente provoque la bendición tan ardientemente deseada. Así, al colocar el nombre de una persona en las hojas de oración de los templos es como buscar “socios de oración” a fin de que ellos puedan ayudarle a dirigirle una petición a Dios para Su intervención a su favor. A este respecto, lo que los católicos hacen cuando dirigen una petición a un Santo, y lo que los mormones hacen cuando practican el "orden verdadero de la oración” es muy similar.

No obstante, se podría decir mucho más acerca de los santos y su papel en la fe católica, aun así, los Santos de los Últimos Díass deberían saber: que Los católicos romanos no perciben (ni intentan) hacer sus peticiones a los santos sino que buscan a un "socio de oración ” alguien que es fiel y justo, quien puede sumar su fe y sus oraciones a favor de la persona necesitada. Los católicos no adoran a los santos, no les colocan por encima de Dios, ni tratan de reemplazar su devoción para Cristo con ellos. Algo así como mormones, los católicos son también instruidos por sus líderes para invocar sólo a Dios. Ciertamente, en ambas tradiciones, algunos pueden elegir actuar de otra manera. Excepto que tales actos serían contrarios al consejo y enseñanzas oficiales de las dos fes.

Notas Finales

.Vease a Richard P. McBrien, Lives of the Saints (San Francisco, CA: Harper San Francisco, 2001), 6.
.McBrien (2001), 2.
Ciertamente, como hice notar en la anterior cita , si uno viajara a través del globo uno podrá encontrar a católicos que entiende equivocadamente la impropiedad de devoción a los santos. Excepto cuando intercambia las opiniones con la la posición oficial de la Iglesia Católica, y no la práctica personal coloquial en partes remotas de la tierra.
.Dwight Longenecker and David Gustafson, Mary: A Catholic–Evangelical Debate (Grand Rapids, MI: Brazos Press, 2003), 175 & 176 , el énfasis se añadieron.
.Vea, por ejemplo, EElizabeth A. Johnson, “Blessed Virgin Mary,” in Richard P. McBrien, ed., The Harper Collins Encyclopedia of Catholicism (San Francisco, CA: Harper San Francisco, 1995), 838; Paul L. Williams, The Complete Idiot’s Guide to the Lives of the Saints (Indianapolis, IN: Alpha Books, 2001), 81; Margaret Dorgan, “Prayer,” in McBrien (1995), 1037; United States Catholic Catechism for Adults (Washington, DC: United States Conference of Catholic Bishops, 2006), 146-147.
.Váse a Williams (2001), 81-82; Peter J. Kreeft, Catholic Christianity: A Complete Catechism of Catholic Beliefs based on the Catechism of the Catholic Church (San Francisco, CA: Ignatius Press, 2001), 414-415.
Véase a Regina Coll, “Saints,” in McBrien (1995), 1156.
Coll, in McBrien (1995), 1156.
Boyd K.. Packer, The Holy Temple (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1999), 304.
Nephi K. Kezerian, “Sick, Blessing Thee,” in Daniel H. Ludlow, editor, Encyclopedia of Mormonism, four volumes (New York: Macmillan, 1992), 3:1308.
.Vease Ardeth Greene Kapp, I Walk by Faith (Salt Lake City: Deseret Book, 1987), 41; Don L. Searle and Julie Wardell, “Growing in Faith—Yondonjamts of Ulaanbaatar, Mongolia,” Friend, Oct 2007, page 18; E. Jeffrey Hill, “The Proclamation: A Guide, a Comfort, and an Inspiration,” Ensign, Apr 2006, 55; Ardeth Greene Kapp, “Together in Righteousness,” New Era, June 1986, page 22; Frances W. Hodgson, “How the Temple Helps,” March 1992 Ensign, page 71.
.Otra vez, la petición de un santo no es considerada una oración en el mismo sentido que cuando se ora al Padre Eterno.

En una ocasión, al asistir a una reunión en el campus de la Universidad de Notre Dame, este autor presenció a una erudita católica ofrecer el padrenuestro a “ la Madre Celestial, ” diciendo “ Madre Nuestra , que estás en el cielo, santificado sea tu nombre ... ” De Modo Semejante, a la conclusión de una clase de religión SUD, este autor escuchó una petición de una estudiante al dirigir la última oración a la "Madre Celestial.” En ambos casos estas mujeres actuaron en contra de las enseñanzas de sus respectivas fe en materia de oración. Uno podría tomar cualquiera de estas experiencias como prueba de que tanto los católicos como los mormones oran a personas distintas de nuestro Padre Eterno. Sin embargo, claramente uno debe hacer una distinción entre lo que los católicos o los Santos de los Últimos Días en forma individual eligen hacer, y lo que la enseñanza oficial de sus respectivas fes señala como norma en esta materia. Otra vez, en ambos casos, la membresía de estas dos fes recibe órdenes para orar sólo a Dios – no a los Santos, María, la Madre Celestial, los antepasados difuntos, etc

miércoles, agosto 06, 2008

El clamor del Rey David en Salmos 54:2


El clamor del Rey David en Salmos 54:2
http://www.templestudy.com/2008/01/27/king-davids-cry-in-psalm-54-2/
Por Bryce Haymond
Traducción Libre de Juan Javier Reta Némiga

Oh Dios, oye mi oración; Escucha las razones de mi boca ” (Salmo 54:2).(En Inglés dice: Oh Dios, Escucha las palabras de mi boca, N.T)

El Dr. Nibley señala que este tipo de oración o “ grito de angustia” hecho por David es similar en el tono a las palabras del Señor cuando estando en la cruz dijo, “ Eloi, Eloi, ¿lama sabachthani ? que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ” (Marcos 15:34 ; The Early Christian Prayer Circle, Mormonism and Early Christianity, 58-59). Pero éste no es el único lugar donde este tipo de suplica se da. Hay docenas de Salmos que empiezan la oración con este mismo patrón, indicando qué parece ser un “conjunto específico de palabras que acompañaron a ciertas oraciones hebreas ” (Matthew Brown, The Gate of Heaven, 149:

Salmo 4:1 - “ 4:1 Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia...oye mi oración
Salmo 5:1 - ”Escucha, oh Jehová, mis palabras; Considera mi gemir ”
Salmo 13:3 - “ Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; . . . “
Salmo17:1 - “Oye, oh Jehová, una causa justa; está atento a mi clamor.
Escucha mi oración hecha de labios sin engaño .”
Salmo 28:2 - “Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti,
Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo (En inglés oráculo).”
Salmo 38:15 - “. . . ;Tú responderás, Jehová Dios mío .” (En inglés se usa Oh Señor, mi Dios, esto aplica también en las otras citas)
Salmo 39:12 - “Oye mi oración, oh Jehová, y escucha mi clamor . . . “
Salmo 54:2 - “ Oh Dios, oye mi oración;Escucha las razones de mi boca"
Salmo 55:1 - “ Escucha, oh Dios, mi oración,Y no te escondas de mi súplica .”
Salmo 61:1 - “Oye, oh Dios, mi clamor;A mi oración atiende .”
Salmo 64:1 - “ Escucha, oh Dios, la voz de mi queja . . . “(Escucha mi voz, oh Dios, en mi oración, en inglés)
Salmo 69:13 - “. . . Mi oración está en usted, O Señor. . . Oh Dios, en la multitud de su misericordia óigame. . .”
Salmo 77:1 - “Con mi voz clamé a Dios,A Dios clamé, y él me escuchará .”
Salmo 78:1 - “ Escucha, pueblo mío, mi ley;Inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca .”
Salmo 80:1 - “Oh Pastor de Israel, escucha . . .”
Salmo 84:8 - “ Jehová Dios de los ejércitos, oye mi oración; Escucha, oh Dios de Jacob . . .”
Salmo 86:1 - “ Inclina, oh Jehová, tu oído, y escúchame . . .”
Salmo 86:6 - “ Escucha, oh Jehová, mi oración,Y está atento a la voz de mis ruegos .”
Salmo 88:1-2 - “ Oh Jehová, Dios...Inclina tu oído a mi clamor . . .”
Salmo 88:9 - ”. . . Te he llamado, oh Jehová, cada día;He extendido a ti mis manos ”
Salmo 102:1-2 - “ Jehová, escucha mi oración,Y llegue a ti mi clamor....Inclina a mí tu oído; . . .”
Salmo 116:1-2 - “ amo a Jehová, pues ha oído Mi voz y mis súplicas;
Porque ha inclinado a mí su oído .”
Salmos 119:145, 149 - “ Clamé con todo mi corazón; respóndeme, Jehová . . . Oye mi voz . . . “
Salmos 119:169-170 - “ Llegue mi clamor delante de ti, oh Jehová . . . LLegue mi oración delante de ti . . .”
Salmo 120:1 - “ A Jehová clamé estando en angustia,Y él me respondió.”
Salmo130:1-2 - “ De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo.Señor, oye mi voz;Estén atentos tus oídos A la voz de mi súplica. .”
Salmos 140:6 - “ Escucha, oh Jehová, la voz de mis ruegos .”
Salmos 141:1-2 - “ Jehová, a ti he clamado; apresúrate a mí; Escucha mi voz cuando te invocare. Suba mi oración delante de ti como el incienso,
El don de mis manos como la ofrenda de la tarde. Pon guarda a mi boca, oh Jehová;Guarda la puerta de mis labios ”
Salmo 143:1 - “ Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos . . .”


Hugh Nibley también nos informa que los patriarcas antiguos también oraron de un modo similar:

Cuando Abraham, según una fuente antigua y altamente respetada, “reconstruyó el altar de Adán a fin de traer un sacrificio para el Eterno, ” de acuerdo a la instrucción que él había recibido de un ángel, él elevó su voz en oración, y dijo: “¡El, El, El! ¡El Jaoel! (Este último significa Jehová) . . . ¡Recibe las palabras de mi oración! ¡Recibe el sacrificio que he hecho conforme tu mandato! ¡Ten misericordia, muestrame, enséñame, dé a su siervo la luz y conocimiento que usted prometió enviarle!” Abraham siguendo el ejemplo de Adán, clamó a Dios por tres días, repitiendo tres veces la oración: “¡Que las palabras de mi boca sean escuchadas! ¡Dios, no te abstraigas de mi suplica! . . . Luego un ángel del Señor vino con un libro, y consoló a Adán y le enseñó.” "Cuando Adán y Eva se encontraron aislados de la gloria del Señor, de acuerdo al intrigante "Combate de Adán", el elevó sus manos invocando al Señor, Adán comenzó a orar en un lenguaje que es ininteligible para nosotros.” El así llamado Texto Gnóstico Copto se propone a darnos las palabras de Adán en esa ocasión las cuáles están compuestas de los elementos lo-i-a y i-oy-el l, que significa “ Dios está con nosotros por siempre jamás, ” y “ a través del poder de la revelación.” ((The Early Christian Prayer Circle, Mormonism and Early Christianity,57-58)