martes, diciembre 29, 2009

La tierra de Jerusalén



El término "la tierra de Jerusalén" aparece siempre en el Libro de Mormón, pero nunca en la Biblia. Dicho término también aparece en las Cartas de Amarna

Visto en: http://mormoncodex.blogspot.com/2009_11_01_archive.html

Alma Bar Yehuda



Dos grandes profetas Nefitas fueron Alma Padre y Alma Hijo. Alma es perfectamente un buen nombre para un hombre hebreo, aunque no aparezca en la versión del Rey Santiago de la Biblia.

Visto en http://mormoncodex.blogspot.com/2009/11/alma-bar-yehuda.html

jueves, diciembre 24, 2009

La Navidad: La Historia Original (Segunda Parte)


Traducción Libre de Juan Javier Reta Némiga
Para leer la primera parte haga clic aquí
Versión completa de las dos partes en pdf aquí

En mi anterior entrada, comenté sobre cómo Margaret Barker, en su  nuevo libro, Christmas: The Original Story  exitosamente retrata el templo y sus tradiciones como el trasfondo para comprender la historia de Navidad.  Los Judíos y los primeros cristianos que se agarraron de las antiguas tradiciones del Templo de Salomón vieron en el nacimiento de Cristo el cumplimiento de sus expectativas para la llegada de un Mesías, dichas expectativas se formaron a partir de las antiguas creencias y los rituales que prefiguraban la venida del Hijo de Dios del cielo.

En esta entrada me gustaría abordar algunos detalles específicos de la historia de la Navidad que Barker tan diestramente ilumina para nosotros.  Por supuesto que no podré cubrir todo lo que ella provee, ni todo lo que siento es especialmente notable, pero tengo la esperanza de poder presentar algunos detalles especialmente aclaratorios.


Fechando

Hubo muchos grupos en el momento (del nacimiento de Cristo) quiénes observaban el calendario para un acontecimiento significativo. El ángel Gabriel le había dicho a Daniel:

"Setenta semanas están destinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos." (Dan. 9:24).

Esto fue comprendido como una profecía mesiánica, y fue interpretado como  que el Mesías vendría a liberar a su pueblo en 70 semanas de años (490 años) desde el comienzo de la “ edad de la cólera” o la destrucción del primer templo. Recuerde que hubo muchos grupos que consideraban que el Segundo que el Templo estaba corrupto y consideraban que permanecerían oprimidos bajo este sistema corrupto hasta que el Mesías viniese a destruir el templo apóstata y restaurara al verdadero.  Sin embargo, la fecha  dada en la profecía parece no tener relación con el advenimiento de Jesucristo si fechamos la destrucción del templo en 586 aC.  Barker sostiene la opinión que esta forma de fechar no está en lo correcto. Ella dice que la fecha debería calcularse según un calendario basado en los jubileos (períodos de 49 años), por lo cual  ella establece, se calcularía la destrucción del templo de Salomón en 422 aC, la edificación del Segundo Templo en 352 aC y su destrucción por los romanos en 68-69 DC.1 Barker llega a esta conclusión considerando la profecía dicha por Gabriel a Daniel:

La profecía describía la restauración al final de la edad de la cólera, el gran día de la expiación que requirió al gran sumo sacerdote. El cálculo 490 añosa partir de 422 AC dan la fecha 68 DC, cuándo los judíos empezaron la guerra en contra de Roma.2

La Madre del Señor

Margaret Barker sigue con mucho interés la idea de la Madre del Señor, la Reina de Cielo. Los debates de esta figura surgen repetidamente en este libro.  Barker repara en que los cristianos antiguos parecieron creer que mientras María fue una vasija preciosa, escogido para ser la madre terrenal de Jesús, ella también tuvo una contraparte divina.  Jesús no sólo tuvo a un Padre en el cielo, sino que también una Madre.  Hubo especulación considerable en lo que se refiere a quién fue la Madre Celestial de Jesús.  Porque la palabra “Espíritu” es un vocablo femenino en el lenguaje hebreo, por lo cual, muchos concluyeron que el Espíritu Santo fue la madre de Jesús.  Personalmente, creo que tal conclusión fue basada en (al menos a medias) en los atributos asociados en el Antiguo Testamento a la “ Sabiduría ” para la persona del Espíritu Santo.  Veo los pasajes de Sabiduría como un resto de una creencia más antigua en una Diosa Madre en Israel, referida de forma apresurada como Asherah en el Antiguo Testamento.  Barker hace un reconocimiento de esta imaginería de “ la Señora, ” quien es diversamente llamado la Virgen, la Hija de Sión, y otros nombres. Este Señora fue la madre de Yahweh.  En el libro de Apocalipsis, ella es la Reina de Cielo, culminada con estrellas y vestida con el sol, y es la madre del Mesías. Ella le da a luz en el Lugar Santísimo (el cielo) .3

El Establo

En el relato de Lucas, José no puede encontrar lugar en la posada, así es que Jesús nace en un establo cercano ( el cuál fue más que una caverna especialmente equipada).4 La palabra Griega para posada es kataluma (también usada para el cuarto donde la última cena tuvo lugar)  la cual es un vocablo raro y es posiblemente una aproximación a la palabra hebrea ta’alumah. que significa  lugar oculto o secreto”5 Barker v e en dicha palabra una alusión para el Lugar Santísimo, el lugar donde se esperaba que el Mesías naciera.  ”No hubo lugar en la posada, ” donde  lugar es en griego "topos" (maqom hebreo), podría referirse al hecho de que realmente el Mesías no nació en el Lugar Santísimo del Templo , como topos fue conocido como un nombre en clave para el Logos. .  Como Barker expone:

El Primogénito y la Gloria, El Logos, no nacieron en el lugar Santísimo y no aparecieron en sus ropajes de Gloria en Jerusalén. Él estaba fajado en un pesebre, en otro sitio.  El esperado en el lugar inesperado.



Una imagen ortodoxa de la natividad que bosqueja a Jesús naciendo en una caverna

Los Pañales

Barker repara en que la frase“ ella le envolvió en  pañales" es literalmente “ ella lo arropó.” El aspecto importante de la inclusión de este detalle en la historia de Lucas, para Barker , es que el bebé recién nacido estaba vestido.  La “ ropa ” del sumo sacerdote “ recién nacido ” fue una parte importante del ritual del templo donde él se convirtía en el Hijo de Dios.  Cuando Enoc ascendió al templo celestial, su ropa terrenal le fue quitada  y él fue vestido con prendas de vestir de Gloria.  Jesús, habiendo provenido del cielo y habiendo sido hijo de una madre mortal, recibió prendas de vestir terrenales, poniendo al revés dicho proceso.  Este símbolo de la Encarnación se deriva de imaginería del templo.

El Pesebre

El detalle de que Jesús fue colocado en un pesebre no es poco importante. Los cristianos antiguos vieron esto como el cumplimiento de una profecía de Isaías: “El buey conoce á su dueño, y el asno el pesebre de su señor: Israel no conoce, mi pueblo no tiene entendimiento. (Isa. 1:3).” El buey y el asno son los dos animales que tradicionalmente son representados mirando directamente al pesebre del niño Jesús. Barker apunta que la profecía de Isaías fue una declaración política. La palabra en hebreo para  buey  es , sor, la cual es muy parecido a la palabra para príncipe, sar, y la palabra para asno, hamor, es similar a la palabra para designar al sacerdote, komer. Barker interpreta esto como Isaías diciendo que mientras los animales humildes reconocen a su amo, los gobernantes de Jerusalén no pudieron reconocerlo.6



Aunque el buey y el asno no son específicamente mencionados en Mateo o Lucas, son parte de la tradición desde el principio y se retratan frecuentemente en el arte cristiano referente a la natividad. Aparecen posteriormente en  Evangelio del Pseudo Mateo. Es interesante que fuesen usualmente sólo estos dos animales los representados a un lado del pesebre.  Esta tradición parece echar mano de la profecía en Habacuc: "Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer(Hab. 3:2, En la Versión de la Septuaginta dice "Sea conocida en medio de las dos Criaturas).  En el templo antiguo, el Señor se hallaba en medio de dos “ criaturas ” o querubines. Fue el lugar donde el rey /sumo sacerdote fue “recién nacido” y reconocido como el Hijo de Dios.


La Estrella

Antiguamente, los gobernantes y los seres celestiales fueron a menudo conformados o simbolizados por estrellas.  Muchos observaron los cielos para hallar un signo en las estrellas, ambos como señales del fin del reinado de Herodes (una estrella caída) y la llegada del Mesías (una estrella nueva).  ((Amos 5:7 y 6:12; Num. 24:17-18. Véase la discusión en las páginas. 108-15.)) Una profecía de la estrella que la mayoría de judíos trataban se encuentra en  Num. 24:17-18.
La traducción de Barker dice así:

Lo veré, pero no ahora;
Lo contemplo, pero no cercano
Una estrella saldrá de Jacob
Y un cetro se levantará de Israel



Edom estará desposeído
Y Seir también, por sus enemigos,
Mientras Israel actúa en fuerza.

Más tarde la tradición judía fue realmente clara en identificar  que la estrella se refiriese al Mesias 7 La estrella esperada fue la estrella Mesiánica.  Se sabe que Herodes fue un Edomita, no un judío. Otras profecías de la estrella han sido encontradas en Qumran8 y en otros sitios.  Mientras la opinión popular indicaría que los judíos de aquella época no miraban mucho las constelaciones, algunas fuentes señalan que eran versados en astronomía y observaban los cielos en busca de signos.9

Siempre me he preguntado (como la mayor parte de nosotros, estoy seguro), Cual fue la realmente naturaleza de la estrella de Belén. Barker da una buena explicación de lo que pudo haber sido.  Ella hace notar que en 7 DC (otra vez, éste es el año que ella piensa que Jesús nació), hubo “movimientos extraordinarios en las estrellas.” Ella explica:

Júpiter y  Saturno estaban en una triple conjunción en el signo de Piscis, el signo para los hebreos. Una triple conjunción quiere decir que dos cuerpos celestes se encuentran uno frente a otro dando la apariencia de ser uno y esto ocurrió tres veces en 7 DC. ‘Una triple conjunción es … un acontecimiento sumamente raro que requiere un de particular entramado  de movimientos de dos planetas. En lugar de un planeta pasando solitario cerca de otro, en el cielo, pasan dos cuerpos celestes al mismo tiempo, para separarse, volver por segunda vez a pasar, y luego pasar una tercera vez antes de separarse para siempre.’  Las conjunciones de tres se extienden  usualmente durante siete meses. En 7 DC las conjunciones ocurrieron el 29 de mayo, el 3 octubre durante los festivales otoñales cuando hubo una luna llena y la conjunción apareció ligeramente al este del sur cuándo fue  vista desde Jerusalén, es decir, sobre Belén, y el 4 diciembre. En el ulterior hebreo, Júpiter fue conocido como sedek, rectitud, y Saturno fue identificado por Gentiles como el Dios de los Judíos.10

Así es que la estrella de Belén fue posiblemente la conjunción de dos planetas, Júpiter y Saturno, que haría el papel de una gran estrella durante un período breve.  Después de ver esta señal en los cielos, Herodes “ se turbó y toda Jerusalén con él.”  Todo el mundo vea la señal y muchos creyeron que representaba la llegada del Mesías y la caída del malvado Rey Herodes .

Los Magos




Lo que Margaret Barker ha entresacado de su investigación sobre  los magos (sabios) ha hecho cambiar las nociones previas que yo tenía sobre de ellos.  La forma en que los sabios son generalmente bosquejados es que eran tres reyes que venían del Lejano Oriente – de lugares como Persia e India.  Algunas veces son incluso nombrados: Gaspar, Melchor, y Baltasar.  Antes de que fuesen  asociados con reyes de pueblos extranjeros, fueron conocidos como filósofos persas, o magi. Barker dice que la mayor parte de estas ideas son "cuentos producto de imaginaciones … fértiles.”11

Barker señala que “ del oriente” también puede significar “ de las épocas remotas.” La llegada de los magos pudo haber sido una señal de que las formas antiguas eran restauradas.  El oro, el incienso, y la mirra que trajeron fueron símbolos del templo (todos ellos tienen usos importantes en el templo). Según la antigua  tradición cristiana12 Adán tomó estos mismos artículos del Jardín de Edén, el cual fue el primer templo, cuándo él fue expulsado de allí. Cuando Adán fue sepultado en la Caverna del Tesoro (también dedicado como un templo), su cuerpo fue sellado con el oro, incienso, y mirra.  Cuando los hombres sabios trajeron estos mismos artículos a Jesús, esperaban que, en efecto, él pudiera restaurar el templo original.  Algunas tradiciones aun consideraban que los hombres sabios son tres ángeles que le habían traído a Adam estos regalos en  Edén y quienes los restaurarían a Jesús. Como Barker expone: “Jesús fue el nuevo Adán, la creación nueva, abriendo el camino de regreso a Edén y restaurando el templo verdadero.”13

Barker cree que los hombres sabios vinieron de Arabia, y no de Persia o más al  Oriente. Las personas que habrían visto en la nueva estrella un señal del Mesías judío lógicamente sería ellos mismos judíos, no gentiles. Barker presenta como punto a favor  la presencia de grupos de judíos en Arabia (no necesariamente  la Arabia Saudita de hoy,sino la Arabia más cercana en aquel tiempo). Se creyó que muchos sacerdotes del primer templo huyeron y se establecieron en lo que llamaron “ Arabia ” después de las purgas de Josías a finales de los siglo 7 AC.  Esto, conjuntamente con otra buena prueba, le sugirió a Barker que los hombres sabios fueron sacerdotes judíos, posiblemente aun Esenios, quienes conocían las tradiciones antiguas del templo, y quienes estaba en Arabia esperando la señal de la venida Mesías.14 Ella también resalta que en la iconografía de los primeros cristianos se esboza a los sabios como o tres sumos sacerdotes.

Los Magos vieron la estrella en su casa en Arabia (probablemente el 29 de mayo ), viajando luego rumbo  a través a Jerusalén, y luego la vieron una vez que llegaron a Jerusalén ya comenzado el mes de  octubre. De Jerusalén, la estrella habría parecido sobre Belén, guiándoles al el niño Jesús. Dice la leyenda que vieron la estrella otra vez en su muy casa (diciembre).  Si Jesús naciese en abril (según la creencia popular SUD), el signo de la estrella se habría visto casi un mes más tarde.



Los tres magos tal y como se representan en un mosaico de siglo 7, de la basílica de Sant'Apollinare Nuovo en Ravenna.

Éstos están simplemente algunos de los muchos tesoros que la Dr. Margaret Barker nos trae con este libro maravilloso.  Si tuviese más de tiempo, compartiría más.  Hay bastante más acerca del templo, profecías poco familiares, María, y otras tradiciones, incluyendo historias de la Navidad de evangelios no encontrados en el Nuevo Testamento, y también en el Qur’an.  Es un libro de 174 páginas., El libro es una dicha para leer (y relee) y fácil para llegar al final.  Porque el libro no se trata específicamente de tradiciones del templo, Barker necesariamente tiene que resumir mucho de su investigación en la teología del templo, haciendo digeribles muxhas de sus teorías.  Finalmente, todo es más divertido porque la Navidad es un tema muy amado por todos nosotros, y el Barker realmente muestra su dominio de la tradición del templo aplicándoloa, o encontrándola dentro  de la historia de Navidad.

Notas:
  1. Véase su razonamiento p. 24 
  2. p. 25) Hubo, sin embargo, otra profecía similar registrada en lo que es conocido como el Texto Melquisedec (11Q 13) encontrado en Qumran. En lugar de declarar que la espera será de 490 años, son diez jubileos. Aunque el documento no define exactamente cuándo comenzó el primer jubileo, otro texto pertinente, el Documento de Damasco, parece señalar que empezó desde el principio de lo “ la edad de la Cólera.” De esto, Barker saca en conclusión que el comienzo del décimo jubileo comenzó cerca del 20 DC. El texto de Qumran dice que se esperó que el gran sumo sacerdote “ Melquisedec ” reaparecería durante los primeros siete años del décimo jubileo, lo cual sería enntre 20 y 27 DC.  Barker considera que Jesús pudo haber nacido cerca del 7 DC, así es que él habría comenzado su ministerio simplemente en el tiempo correcto, según la profecía.pp. 25-26
  3. Apocalipsis 11:12;  véase Barker, pp. 39-44, 67. Barker también señala que en la versión  Qumran de Isaías 7:11 , se lee: “Preguntame por una señal de la Madre de El Señor su Dios"
  4. En el Evangelio de la Infancia de Santiago , y otros textos similares, Jesus nace en una cueva adecuada que esencialmente cubre las características del Lugar Santísimo., lugar donde se esperaba que  Jesus naciera, véase.  Barker, p. 145-47.
  5. p. 78
  6. p. 76
  7. See Targum P-Jonathan  Num. 24:17. 
  8. Damascus Document CD VII and War Scroll 1QM XI
  9. Véase la discusion de Barker sobre este punto en la p. 113
  10. pp. 114-15 
  11. p. 116
  12. Véase The Testament of Adam and The Book of the Cave of Treasures []
  13. p. 119
  14. pp. 115-122