lunes, enero 12, 2009

La Navidad: La Historia Original (Primera Parte)



http://www.heavenlyascents.com/2008/12/27/christmas-the-original-story/
Por David Larsen
Traducción Libre de Juan Javier Reta Némiga

Recientemente recibí una copia del libro más nuevo de Margaret Barker, La Navidad: La Historia Original (SPCK, 2008), de un estimado amigo. Como el libro generalmente sólo se embarca de Inglaterra, es muy difícil aún obtener una copia Yo estoy más que agradecido por haber tenido la oportunidad de recibirlo y poder darle una lectura minuciosa. Originalmente había tenido la intención de escribir una entrada sobre la Navidad, en esa fecha, pero la naturaleza ocupada de estos días festivos no me lo permitió. Si usted está dispuesto a asumir el hecho de que la Navidad ya

vino y se fue, espero que esta entrada será una adición agradable a su deseo por contemplar el verdadero significado detrás de la Navidad en ésta época del año. (Y porque Jesús casi seguramente no nació el 25 de diciembre, quizá ese hecho me pueda permitir alguna flexibilidad con la fecha de esta entrada) :)

Para quienes están familiarizados con las obras previas de Margaret Barker, se asombrarán (pero no necesariamente se sorprenderán) en cómo ella puede encontrar en las historias tradicionales de la Navidad todos los principales puntos de su "teología del templo".1 Ella provee prueba abundante de que los primeros relatos cristianos del nacimiento de Cristo fueron basados en una cosmovisión del templo y que una comprensión de las tradiciones antiguas del Templo de Salomón es necesaria para entender la "historia original" de la Navidad. El el transcurso de la exposición de su teoría, ella contesta muchas preguntas importantes de cómo más o menos pudieron comprender los cristianos el nacimiento de Cristo y por qué escogieron transmitir la historia en la forma en que lo hicieron.

Este libro llega a nosotros en un tiempo muy apropiado, cuando la "historia original" de la Navidad está casi toda olvidada, y la verdadera "razón de la estación" .- Jesús- es descartada ("hollada bajo los pies de los hombres 1 Nefi 19.7), y su nombre es considerado como ofensivo.

En su prefacio, Barker explica una de las razones por las cuales ella quiso para escribir este libro:

"Las grandes festividades de la Iglesia han pasado a ser casi controladas por los supermercados y los eventos deportivos. La Pascua es un tiempo para gorritos y conejitos y huevos de chocolate; La temporada navideña, que empieza al final de octubre, es para el reno y el muérdago y para hacer pasteles de carne. La Navidad ha cambiado mucho desde aquella primera vez en que San Francisco puso su "nacimiento". Cualesquier cosa es quitada para satisfacer lo políticamente correcto, o son "modernos" y ponen el nacimiento en una parada de autobús, o son sentimentales y tienen a las ardillas y aun criaturas marítimas en el "nacimiento"1

La historia original es mucho mejor. Ha padecido de sobre-familiaridad, y las palabras se pierden algunas veces en una oleada de distracción doméstica. Releyéndola y reconsiderándola cuidadosamente, la historia original de la encarnación es uno de los máximos tesoros de la biblia.2

Leer la apasionada exploración de la Navidad que ha hecho Barker en torno a las primeros relatos, me han dado mayor aprecio para esas bellas historias que hemos oído repetir tantas veces y, además, me da un entendimiento más profundo del significado de muchos de los detalles que tantas veces se pasan por alto o se consideran poco importantes. Finalmente, su gran habilidad para encontrar el simbolismo del templo en lugares donde nunca antes se ha buscado ha abierto mis ojos para una comprensión aun mayor de qué tan importante fue verdaderamente el templo para los antiguos cristianos y me ayudó a recordar qué tan agradecido estoy por nuestra tradición del templo como santo de los últimos días.

El Templo como Escenario de la Navidad

Después de discutir brevemente en lo que se ha convertido la Navidad, Barker hace esta importante anotación para nuestra comprensión de las historias originales de la Navidad:

El verdadero "trasfondo" para las historias de Navidad, no obstante, es el mundo en el cual fueron primeramente escritas. Para el pueblo Judío de Palestina en el primer siglo de nuestra era, el mundo fue moldeado por el templo. Su cultura fue forjada por su calendario y sus impuestos, sus reglas de pureza y sus sacrificios, y especialmente por las profecías y libros sagrados que fueron conservados allí ....hubo, sin embargo, muchos que pensaron que el templo se encontraba impuro y aspiraron a ver su reemplazó,  pero esto fue tanto una aspiración política como religiosa. El Mesías prometido destruiría el templo y lo reconstruiría, dijeron ellos. 3



Aquellos que conocían las profecías y las tradiciones antiguas del templo supieron qué esperar en un Mesías. Para estos, el papel del Mesías estaba inseparablemente unido al templo. Muchos judíos en la época de Cristo consideraban que experimentaban un "exilio" espiritual que se extendía desde la salida en Babilonia hasta su época. Muchos, como los habitantes de Qumran, vieron el Segundo Templo y su sacerdocio corrupto y esperaron el día cuando el Ungido vendría y destruiría el templo corrupto y restauraría el antiguo orden santo. Ezequiel, y también (el segundo) Isaias, habían profetizado de un futuro templo y un tiempo cuando la Gloria del Señor habría de regresar.4 Los Cristianos vieron esta gloria como estando presente en Jesús (Juan 1:14).

Los cristianos también vieron los rituales antiguos del templo como asociados Jesucristo. Cuando el sumo sacerdote realizaba los ritos sagrados en el día de la expiación, él llevaba puestas sólo túnicas de lino blancas en el lugar Santísimo, las cuales representaban la ropa de seres celestiales. Cuando salían del santuario, que representaba el cielo, atravesaban el velo en el "mundo material" y estaban vestidos en túnicas de colores que representaban los elementos de este reino mortal. El sumo sacerdote (o el rey) fue, en cierto sentido, "encarnado" como resurgiendo en el mundo mortal. Barker más adelante explica:

Los sumos sacerdotes y los reyes de la antigua Jerusalén entraron en el lugar Santísimo y luego salían en forma de mensajeros, ángeles, del Señor. Habían sido levantados, es decir, resucitados; Llegando a ser Hijos de Dios, es decir, ángeles; Y fueron ungidos, es decir, Mesías. Las túnicas del sumo sacerdote en estas dos partes del templo simbolizaron su transición del estado angelical al mundo material,. Él provino de la gloria, y poniéndose una vestidura que simbolizaba la materia, él puso un velo sobre esa gloria cuando él estaba en el mundo. Los primeros cristianos usaron estas imágenes para describir la encarnación. El escritor de hebreos podría decir, sin cualquier explicación, que la cortina del templo fue la carne de Jesús, el gran sumo sacerdote (Heb. 10:20), y se registra en los Evangelios que el velo del templo se rasgo cuando murió Jesús . Mateo 27:51; Marcos 15:38; Lucas 23:45). "El Señor de los señores, el Ungido Celestial, a Salvar los pecadores, Bajó al seno virginal, Loor al verbo encarnado, en Humanidad Velado, gloria al Santo de Israel, cuyo nombre es Enmanuel" es una de las estrofas más conocidas del villancico navideño escrito por Charles Wesley "Oíd un son en alta Esfera". (N. del T en los Himnos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, este corresponde al No. 130 "Escuchad el son Triunfal" pero esta estrofa no está traducida al Español, por lo que hemos seguido la versión del Himnario Metodista en Español, Himno 290).5

Jesús fue conocido por haber sido engendrado en el cielo antes de su nacimiento terrenal -un acontecimiento que también había sido ritualmente bosquejado en el templo antiguo. Hablando de los reyes Davídicos (como prefiguras de Cristo), el Salmo 89 declara:

He exaltado a un escogido de mi pueblo; lo ungí con mi santa unción... El me clamará: Mi Padre eres tú... Yo también lo pondré por primogénito (Salmos 89:19-20, 26-27)

Barker repara en que Salmos. 2:7 contiene más palabras que parecen corresponder a este mismo ritual del templo

"Yo publicaré el decreto del Señor: El me ha dicho: mi Hijo eres tú; Yo te engendré hoy"

Así, en un ritual que aparentemente tuvo lugar en el Lugar Santísimo, también conocido como la "cámara nupcial" 6, el rey Israelita fue "engendrado" como un "Hijo de Dios" y tomaba la forma como representante mortal de Yahweh.

Las partes más antiguas del Antiguo Testamento distingue entre el Dios Más Alto (El Elyon) y el SEÑOR (Yahweh). Yahweh fue el primogénito de los Hijos del más Alto Dios, designado como el ángel de la Guarda de Jacob, es decir, de sus descendientes (Deut. 32:8, en el más antiguo texto hebreo conocido de ese versículo que se encontró entre los rollos del Mar Muerto). Yahweh el Hijo del más Alto Dios, el Dios de Israel que apareció en las Teofanías del Antiguo Testamento, a su vez tuvo a un hijo, quien fue el ser humano por medio del cual él estuvo presente con su pueblo. Esta forma de pensar acerca de Dios y la presencia divina no fracturaron la Unidad de la Divinidad; La extendió. El rey Davídico fue conocido como Enmanuel, lo cual quiere decir Dios con nosotros. El salmista describió a una procesión en el templo cuando él dijo: "Vieron tus caminos, Oh Dios; los Caminos de mi Dios, de mi rey en el santuario"(Salmos 68:24). Cuando Salomón fue hecho rey, él estaba sentado sobre el trono del SEÑOR (Jehová) como rey (1 Cro. 29:23), y toda la gente  inclinó de modo respetuoso sus cabezas y adoró al SEÑOR, el rey ' (1 Cron. 29:20, traducción literal del hebreo). El rey humano, de un modo que ellos entendieron y nosotros no, fue el SEÑOR. Él fue el Hijo del más Alto Dios con su pueblo. Este problema de la naturaleza humana y la naturaleza divina debió de dejar perplejos a los pensadores cristianos por generaciones; Fue una de las contradicciones del templo jamás explicada, mejor dicho, nunca pasó a ser de dominio público ...Los Cristianos vieron todo el ritual templo como una premonición de la realidad de la encarnación...7

La historia de Dios teniendo a un Hijo, por consiguiente, no es tan extranjera para el sistema de creencia de los Israelitas antiguos tal y como los posteriores judíos, así como muchos estudiosos bíblicos nos harían pensar. De hecho, la idea no fue extranjera en absoluto, sino que fue una parte esencial de la antigua teología del templo. Sin embargo, como Barker explica, la distinción entre el Padre (El más Alto Dios) y el Hijo de Dios (Yahweh) se "perdió en el intento por imponer un monoteísmo literal, y el lenguaje de la paternidad se cambio por el de creación...La idea de un Dios Padre y su Hijo se cambió para igualar al SEÑOR y al Más Alto Dios" 8.

Uno de los aspectos más importantes del templo en la antigüedad fue el ritual de "ver al SEÑOR". El máximo privilegio y la bendición fueron poder ver más allá del velo del templo y atestiguar "la gloria de la presencia del Señor. La bendición tradicional del sumo sacerdote declaraba : " Jehová te bendiga y te guarde; haga resplandecer su rostro sobre ti (" Num. 6:24-26). Barker razona que los asistentes al templo Israelita probablemente presenciaron al sumo sacerdote/rey emerger del Lugar Santísimo vestido en su "túnica gloriosa", representando a Yahweh. En un texto, el sumo sacerdote es descrito como dar la apariencia de "el lucero de la mañana"entre las nubes ... el sol brillando en el templo de el más Alto Dios" 9

Barker apunta:

Ésta fue la gloria en forma humana que Ezequiel vio en su visión. Isaias registró lo que fue promulgado en la ceremonia del templo: "El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.... Porque un hijo nos es nacido..." (Isa. 9:2, 6) .10

"Ver la gloria," explica Barker, "sin embargo, se volvió controvertido. Nadie sabe por qué".11 Hubo muchos intentos para atenuar o excluir esta antigua creencia del Señor apareciendo en su templo. Sin embargo, los cristianos se aferraron a esta creencia y fueron testigos de que habían visto la Gloria en la persona de Jesús y, así, habían recibido el privilegio de ver más allá del velo.

Barker incluye muchos otros motivos del templo que fueron incorporados por los autores de las historias de la Natividad, pero no tengo espacio para incluirlos aquí. Estos antiguos autores cristianos tuvieron el cuidado de incluir acontecimientos que rodeaban el nacimiento de Jesús y que vieron como un cumplimiento profético o relacionado con la tradición del templo. Ahora, esto no quiere decir que inventasen acontecimientos ficticios acerca de Jesús para acomodar una cierta perspectiva religiosa. Barker explica:

Una historia básica fue dicha, pero no con el detalle mundano que los escritores modernos podrían elegir incluir. No hubo mención de, por ejemplo, pañales o cualquier cosa que fuese usada en el momento, aunque el infante Jesús indudablemente necesitaba de ellos. sino hubo mención del pesebre, y así es que nos preguntamos, ¿Por qué fue ese detalle incluido? 12. Esos elementos en la historia que podrían ser asociados a la profecía, e iluminada por ella, fueron naturalmente loa más enfatizados. Esto no quiere decir que la historia de la vida de Jesús fue simplemente un compendio de profecías, como algunos han sugerido. Más bien, los incidentes vistos para ser significativos fueron enfatizados, y no el material que pudiera ser de interés para los biógrafos modernos .13

Para comprender lo que los detalles específicos de los relatos de la Navidad se supone que quieren decir, uno debe estar familiarizado con la cosmovisión del Pueblo Judío anterior al Segundo Templo. Ante todo, uno debe comprender el Templo - y no necesariamente el templo representado en el Antiguo Testamento- sino la forma en que el templo fue comprendido por aquellos que conocieron bien las antiguas tradiciones del templo. También, Barker señala que algunas de las las profecías que fueron usadas ya no existen en nuestro Antiguo Testamento. Además del hecho que los antiguos cristianos tuvieron un canon más abierto y obras "extrabíblicas" usadas como sagrada escritura, tales como los escritos de Enoquitas, está claro que muchos textos de prueba Mesiánicos usados por los cristianos fueron modificados o removidos por los críticos de su movimiento. Justino Martir sostenía que los maestros judíos habían estado removiendo textos importantes de las Escrituras: " han suprimido pasajes enteros... 14 El descubrimiento de versiones antiguas de textos bíblicos claves entre la colección de los del Rollos del Mar Muerto ha confirmado esto como un hecho. Las Escrituras que los antiguos cristianos conocieron, tanto en hebreo como en griego, sostienen puntos de vista relacionados con las las expectativas Mesiánicas que las posteriores versiones judías no harían.

Los discípulos de Cristo supieron que Jesús fue la encarnación de Yahweh, el SEÑOR. Él fue la realidad que había sido ritualmente bosquejada en los rituales antiguos del templo. Él fue el Hijo del Más Alto Dios y fue el ser que apareció a los antiguos creyentes como el Dios de Israel.


(continuará)

  1. Para ver una explicación de su método véase en su sitio: http://www.margaretbarker.com/Temple/default.htm o uno de sus más recientes libros.

  2. Preface, p. ix

  3. p. 1

  4. Eze. 43:10; 45:9-12; Isa. 58:8

  5. p. 5

  6. See her explanation and quote from The Gospel of Philip, p. 8

  7. pp. 9-10, emphasis in original

  8. p. 11

  9. Véase la discusión de Barkersobre este asunto, p. 15

  10. p. 15

  11. p. 15

  12. el término inglés para diapers

  13. p. 18

  14. Justin, Dialogue with Trypho, 71, as quoted on p. 19




jueves, enero 08, 2009

Dioses, en el Salmo 86


http://lehislibrary.wordpress.com/2007/12/14/god-what-does-that-mean/
Traducción Libre de Juan Javier Reta Némiga

Los Trinitarios y los Monoteístas extremos a menudo interpretan mal las declaraciones de supremacía para Yahweh (el nombre para el dios de Israel) como si tales declaraciones quisieran dar a entender que Yahweh es el único que existe como la única deidad en el universo. Este tipo de interpretación ha prevalecido por más de mil años, pero con el tiempo ha llegado a ser desafiada. Los actuales eruditos (excluyendo por supuestos a los cristianos apólogéticos) mantienen unánimemente que el Israel antiguo no fue tan monoteista como pensabamos (Véase a Dever, Barker, Bokovoy, Cross, Day, Smith, Heiser)

Por ejemplo, en el Salmo 86:8-10 leemos:

Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses,
Ni obras que igualen tus obras.
Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor,
Y glorificarán tu nombre.
Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas;
Sólo tú eres Dios.

¿Por qué el salmista declara que Dios está solo al mismo tiempo que lo compara con otras divinidades? Esto suena contradictorio para nuestro siglo 20 occidental. Sin embargo, no lo es. La mayoría de los Evangelicos simplemente lo hacen a un lado afirmando que los ‘ dioses ’ mencionados en el versículo 8 son ídolos falsos, representaciones de cosas que no existen. Disiento. ¿Qué clase de alabanza sería esa? Imagínense a un niño diciéndole a su Padre, “ Papá, de todo mis otros papás (quiénes son inexistentes) ¡usted es el mejor!” Eso es absurdo. No es una alabanza en absoluto. El autor de este salmo creyó, ya sea con razón o sin ella, Que allí habría seres verdaderos dignos del título ‘dioses’ con quienes Yahweh podría ser comparado, y en cuyo rango él se encontraba.

Después de describir a Yahweh como estando “entre los dioses” el autor da la vuelta y dice ‘Sólo tú eres Dios'. Bien, esto obviamente no contradice su primera declaración. Yahweh no es la única deidad en los cielos, mas bien Yahweh es de hecho la única deidad. Está proclamando la supremacía, la autoridad, el poder de Yahweh por encima de todos los demás seres de la misma clase. Es como se dice de Babilonia en Isa 47:8 y 10 que ella es sola, no hay ninguna ciudad como ella

Esto es solo un ejemplo en el cual las escrituras sugieren que hay ‘un Dios’, pero que claramente también sugieren que este Dios no es el único ser divino allá arriba.

miércoles, enero 07, 2009

¿Por qué Moroni apunta al este?


Traducción libre de Juan Javier Reta Némiga
http://theseerstone.blogspot.com/2009/01/why-does-moroni-point-east.html

Uno de los símbolos más reconocibles de la Iglesia SUD es la colocación del ángel Moroni encima de nuestros templos modernos. No obstante, es interesante que, ocho templos no están coronados con dicha estatua: St George, Logan, Manti, Laie Hawaii, Cardston, Mesa, Hamilton New Zealand, y Oakland.

La mayoría de las estatuas de Moroni que adornan nuestros templos apuntan con dirección al este, sin embargo, los templos de Seattle, Nauvoo, y Taipei Taiwan tienen sus estatuas mirando hacia el oeste. Esto es probablemente debido a la orientación de sus lotes respectivos y/o la colocación de sus chapiteles. Mientras que, obviamente no existe ningún estándar de la Iglesia para darle una dirección a Moroni hacia el oriente, el simbolismo es realmente enriquecedor.

Los miembros de la Iglesia frecuentemente le contarán a sus amigos no miembros, o en las clases de la Iglesia, que Moroni es a menudo dirigido hacia el este como recordatorio de que Cristo vendrá del oriente. El trasfondo bíblico proviene en parte de Mateo 24:27:

“ Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. ”

José Smith nos proveyó de una versión más correcta al reemplazar “relámpago” con “ la luz de la mañana ” (véase a José Smith – Mateo 1:26). El relámpago saliendo del este es meteorológicamente incorrecto en la Tierra Santa, dado que el relámpago típicamente se origina en el oeste, al igual que con todos los nubarrones y precipitación del Mediterráneo. Sin cualquier entrenamiento de los patrones climáticos del cercano oriente, José correctamente enmendó a la KJV para reflejar así como el astro rey viene del este, así lo hará El Salvador en su segunda venida.

Pero éste no es el único simbolismo que puede ser inferido de Moroni apuntando hacia el este. Moroni también puede apuntar hacia el este para simbólicamente reflejar ciertos acontecimientos que rodean al primer templo sobre la tierra, Edén.

Edén representó la presencia de Dios, un lugar sagrado donde él podría morar, muy parecido a su equivalente, el templo moderno. “Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado,” (Gen. 2:8) donde él originalmente colocó al hombre. “En medio del huerto ”, indicando un centro sagrado, colocó el árbol de vida, y el árbol de la ciencia del bien y del mal (Gen. 2:9). Así, hubo un huerto colocado en la parte este de la presencia de Dios, o Edén, en dónde el hombre y los dos árboles estaban situados. Aunque un visitante consuetudinario, no hay indicación que Dios residió en el Huerto de Edén permanentemente.

[Como una nota al margen, es interesante que “ un río saliese fuera de Edén para regar el huerto ” (Gen. 2:10). Dios provee el agua viva que da vida, vitalidad, y significado para la vida eterna, o el árbol de la vida.]

Después de participar del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal , Adán y Eva fueron llevados al este fuera del paraíso terrenal:

“ Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida. ) (el énfasis añadido)

Consecuentemente, a fin de que Adán y Eva no pudiesen regresar del oeste al Huerto y participar del árbol de la vida y por siempre vivir en sus pecados, Dios colocó a “querubines ” (Moisés 4:31, el plural es correcto) y una espada encendida en la puerta del este, o la entrada (compárese con Alma 12:21). El lado este del Huerto es aparentemente el lugar de entrada sagrado, tal y como ocurre con muchos santuarios sagrados tanto modernos como antiguos.

Fue “el camino” (en Hebreo = derek, que significa“ senda ”) del árbol de la vida que los querubines y la espada encendida protegían. Evidentemente, “el camino se conectó a una vía sagrada que conducía al Huerto en su lado este. ¿Pudieron representar los querubines los "ángeles que están parados como centinelas” a quienes debemos de dar las palabras claves correctas “, [signos y señales] ” para poder “ entran en a la presencia del Padre ” (Discourses of Brigham Young, pg. 416)?

Despúes, Adán y Eva fueron a cierto lugar, probablemente el lado este del Jardín donde la entrada estaba ubicada, para orar y adorar:

“ Y Adán y Eva, su esposa, invocaron el nombre del Señor, y oyeron la voz del Señor que les hablaba en dirección del Jardín de Edén, y no lo vieron, porque se encontraban excluidos de su presencia. (” Moisés 5:4).

Aunque fueron incapaces de ver a Dios, quedándose fuera de su presencia, Adán y Eva podría hablar con el Señor a través del velo permaneciendo en “el camino” hacia el Huerto. Interesantemente, Caín y su familia se establecieron “al este de Edén” en un aparente intento para también quedar cerca de la entrada que daba al Huerto (Gen. 4:16).

En una obvia representación del Huerto-templo, Moisés fue ordenado para adornar con querubínes las “ cortinas ” (i.e., El velo) del tabernáculo en el desierto (Ex. 26:1), en donde las cortinas guardarían el camino para el lugar Santísimo., (La presencia de Dios). ¿Por qué no tenemos querubínes en los velos de los templos hoy? Porque el velo fue razgado en la victoria de Cristo sobre la muerte (Mateo. 27:51), así, el removió todos los obstáculos para que nosotros seamos redimidos de la Caída. Ahora que todos los obstáculos han sido removidos, “tenemos "libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo esto es, de su carne (” Heb. 10:19-20).

¿Entonces, por qué apunta Moroni al este? A mi parecer, es porque nosotros, como tipos para Adán y Eva, somos expulsados de la presencia de Dios al este. El Moroni erigido encima del edificio representa la presencia de Dios y nos declara simbólicamente la residencia en el este del evangelio eterno e invita a todos nosotros a regresar desde el oeste, desde donde venimos (Apo. 14:6-7). Con trompeta en mano, Moroni nos anuncia que "el camino" está ahora libremente abierto para nosotros, para lograr la vida eterna, y él nos invita a adorar a Dios. ¿Dónde podemos adorar mejor a nuestro Padre Celestial que en su presencia, el templo?