jueves, octubre 01, 2009

La Genealogía de Lehi

 Autor: Francisco J. Ruiz de Mendoza


Una de las marcas de veracidad del Libro de Mormón reside, sin duda, en su ausencia de esfuerzos por dar pistas internas sobre su autenticidad. Con todo, las pistas se suceden a lo largo del libro, una tras otra y de manera casual. Éstas suelen consistir en datos o detalles que José Smith no podía haber sabido hacia 1830. Incluso el Libro de Mormón corre contra corriente respecto a los conocimientos o teorías aceptadas cuando se tradujo (por ejemplo, habla de "cemento" o "caballos" en la época precolombina) o no entra en detalles sobre cuestiones que "da por sentadas" aun cuando en el momento de salir a la luz no estaban ni con mucho resueltas.

Una clara marca de autenticidad se encuentra en 1 Nefi 5: 14. Nefi regresa de Jerusalén al desierto con sus hermanos tras recuperar las planchas de bronce, que hasta entonces habían estado en poder de Labán. En 1 Nefi 3: 3, Lehi explica a sus hijos las razones por las que el Señor deseaba que recuperaran las citadas planchas: contenían escritura antigua ("los anales de los judíos") y la genealogía de la familia de Lehi.
En 1 Nefi 5: 14 se relata cómo Lehi descubre, al leer las planchas de Labán, que es descendiente de José, el hijo de Jacob que fue vendido por sus hermanos a unos egipcios. Nos podemos preguntar, en este punto, cómo es que Lehi no conocía previamente su genealogía, siendo que, al parecer, éste habría sido un asunto importante para un israelita de la época (aunque no en todos los casos, como se desprende de Ezra 2: 62 y Nehemías 7: 64). Sin embargo, Lehi vivía en Jerusalén (perteneciente al reino de Judea) y, puesto que sus antepasados procedían del Reino de Israel (con capital en la denostada Samaria), es muy probable que no les agradara mucho revelar sus orígenes, de forma que las generaciones posteriores pudieron muy bien haber asumido que eran de Judea, Benjamín, Levi o Simeón (no de alguna de las otras tribus, que pertenecían al Reino de Israel). Descubrir que era descendiente de José (y, por tanto, heredero de todas sus promesas) hizo que Lehi se llenara del Espíritu y profetizara sobre sus descendientes. También le sirvió para ver en su antepasado José una situación paralela a la suya: José fue utilizado por el Señor para salvar del hambre a su padre Jacob y a toda su casa; Lehi estaba siendo utilizado para salvar a los suyos de la cercana destrucción de Jerusalén.

El Libro de Mormón relata este episodio con toda naturalidad, sin hacer hincapié en ninguno de los detalles que a nosotros nos llaman la atención y para los que existe una explicación lógica pero que no tenía, ni con mucho, que ser evidente para José Smith.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

dejad de creer en estas patrañas de una vez.todo es mentira,por favor.

Juan Reta dijo...

Le agradecería fuera a dar órdenes a otra parte. Si la temática le desagrada o no cree en lo aquí tratado es su albedrío; pero esperamos, eso sí, que otorgue a nosotros el derecho de creer y de alegrarnos por el Libro de Mormón y el Evangelio Restaurado.

Anónimo dijo...

anonimo ey bro si no te gustan estas cosas por que entras a estas paginas , por que no dejas ser feliz a los demas con sus creencias y con su fe , si tu no tienen los mismos pensamientos que nosotros pues no digas nada y piensa antes de hablar o escribir , pues si no lo haz leido , si no lo haz sentido , si no haz orado ¿ como puedes decir que es una patraña
?

Anónimo dijo...

Creo que todos debemos cierto respeto a la creencia,mas debo confesarles que la fe en Dios va muy a parte de la cuestion de comparar o criticar ya sea de manera objetiva, positiva o negativa, mas debemos profesar nuestra fe y llegar a una unificacion en nuestro señor para su gloria.

Anónimo dijo...

En un tiempo de angustia por la cual ya pasaba, LLEGO A MIS MANOS EL LIBRO DE MORMON,cuando comence a leerlo pude comprobar la verdad de lo que hay esta escrito y mi corazon se lleno de gozo al saber que Jesucristo dio su vida por mi, y que tengo la oportunidad de seguirle para volver a vivir con pl y nuestro Padre Celestial.
ojala que Ud tuviera la oportunidad de leerlo, meditar y orar al respecto, le prometo que el señor se manifestarà a su vida.
Conozca la iglesia, sus miembros, los misioneros. Luego opine
DIOS LE BENDIGA

Sandy Rolop dijo...

Yo no creo en casualidades, el libro de Mormón llegó a mi por un buen y querido amigo y me dijo al leerlo pregúntale a Dios si es verdadero, le he leído completo, verdaderamente me ha dicho nuestro Padre Celestial mediante el libro grandes cosas que han cambiado mi vida.
No hay porqué ofender, cada quien decide creer en algo (bueno o malo) al final seremos juzgados